lunes, 13 de enero de 2014

Tarta de turrón

Tarta de turrón
Tarta de turrón
Un dulce de sabor lácteo y un tenue gusto a turrón de Jijona; suave, cremoso y con el punto justo de dulzor si no un poco escaso, pues no lleva más azúcar que el propio del turrón y de las galletas de la base.

Entramos en un período en que comienzan a verse en los diferentes blogs de cocina recetas de aprovechamiento de los restos de los dulces navideños; son fechas en que no dejamos de oír aquí y allí a multitud de gente proclamar a los 4 vientos lo poco que le gustan las pasadas fiestas, lo cansados que están de tanta comida copiosa, de tanta celebración, de tanto exceso gastronómico, y por supuesto, el hastío de tanto dulce.

Pero no es este mi caso, pues no me canso de los dulces (de hecho necesito comerlos, si no lo hago me falta algo); el turrón empleado en esta receta no es un trozo perdido de una bandeja que haya sobrado, sino que es parte de una de las tabletas que he ido comprando y almacenando desde que se ponen a la venta allá por octubre para poder disfrutar de él durante un período de tiempo mayor.

La elaboración es muy sencilla y el tiempo empleado es mínimo, excepto los reposos obligados para conseguir las texturas necesarias de las diferentes partes del dulce. La mayor dificultad reside no en la elaboración, sino en la presentación, pues la crema se pega a las paredes del molde y sacar la tarta del mismo puede ser un problema, aunque la solución es sencilla: empleo moldes de emplatar que forro por dentro con film transparente; así, una vez forrado, formo la base dentro del molde, refrigero y vierto encima la crema para en el momento de servir simplemente despegar y sacar limpiamente el molde. Sólo queda retirar el film de la tarta, que sale solo.

Ingredientes:
Nº raciones: 2
Para la base

  1. 5 galletas María
  2. 15 gr. de mantequilla

Para el relleno

  1. 200 ml. de leche entera
  2. 35 gr. de turrón de Jijona
  3. 5-6 gr. de maizena
  4. 2 hojas de gelatina


Elaboración:
Comenzamos con la base, que necesitará un tiempo de refrigerado; para ello trituramos, pulverizamos las galletas con la ayuda de un molinillo o simplemente metiéndolas en una bolsa de congelación y pasándolas el rodillo por encima hasta reducirlas a migas.

Mientras tanto derretimos la mantequilla en el microondas en ciclos de 15-20 segundos a 3/4 de potencia; Una vez fundida la añadimos el polvo de galletas y mezclamos hasta conseguir una  especie de pasta; sobre una lámina de papel de hornear o de aluminio colocamos el molde que empleremos para la tarta, forrado por dentro con film transparente, y echamos la pasta de galletas cubriendo bien la base y presionando con una cuchara para compactarla.

La refrigeramos un rato, al menos media hora aunque puede ser más tranquilamente, para que se endurezca la base (si no disponemos de mucho tiempo podemos introducirla en el congelador durante unos minutos, mientras preparamos la crema de la tarta).

En una cazuela echamos la leche, el turrón picado bien fino y la maizena y cocinamos a fuego medio, removiendo para que no se pegue, hasta que comienza a espesar; retiramos del fuego y añadimos las hojas de gelatina que hemos tenido hidratándose en agua durante unos minutos, escurriéndolas debidamente antes de incorporarlas a la cazuela.

Mezclamos bien para disolver las hojas de gelatina al tiempo que volvemos a llevar la cazuela al fuego y cocinamos removiendo hasta obtener una textura de una bechamel ligeramente espesa; apartamos la cazuela del fuego, seguimos removiendo unos momentos y dejamos entibiar a temperatura ambiente para que comience a cuajar.

Cuando está a medio cuajar, ya fría la crema, la removemos un poco con una espátula para eliminar la costra que se nos haya podido formar y la vertemos en el molde donde tenemos la base de la tarta; refrigeramos hasta que temine de cuajar debidamente.

Suave, sencilla y contenida en calorías.

No hay comentarios :